¿Qué tanto hieren las palabras?

Imagen

Muchos pensarían que las palabras carecen del poder que se les ha adjudicado a lo largo de los años, sin embargo están en un error, pues no hay nada más doloroso y dañino que una palabra o una serie de ellas dichas con mala intención o carentes de amor para quien se dirigen.

 

En mis 5 años de noviazgo y ya 3 de matrimonio he podido escuchar e incluso (aunque me avergüence admitirlo) decir muchas de esta índole, a veces con o sin intención de dañar pero en todos los casos logrando el mismo cometido.

 

Recuerdo una historia que escuche hace algún tiempo en la que se relata que un joven acostumbraba a hablar muy mal a los demás, familiares o no, por lo que un día su padre lo invito a clavar un clavo tras una puerta cada vez que hablara mal a alguien y así lo hizo, al poco tiempo había llenado la misma y su padre le dijo ahora quita cada clavo, al hacerlo quedaron todos los huecos dándole una muy mala apariencia al portón  y en ese instante su padre le explico “ves hijo así queda el corazón de las personas luego que les hablas con palabras duras y desagradables por más que te disculpes o que entiendas que el tiempo lo remedio los huecos de esa herida permanecen”.

 

Ojala y esto nos ayude a reflexionar sobre la importancia de dejar más amor y caricias en el corazón de los que nos rodean y no heridas de clavos provocadas por nuestro maltrato, en especial con nuestra pareja a la que solemos lastimar más a veces por confianza o simplemente por que convivimos más con ella.

 

Ten presente que las palabras pueden unir o separar a las personas ojala las tuyas siempre sean para el primer cometido.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *