Muela del Juicio

Desde hace una semana estoy pasando por el peor de los procesos judiciales. Sentí un terrible dolor en mi boca y lo primero que vino a mi mente fue, es un dolor de muela, al hacerme una revisión superficial deduje que era una Afta, esas heriditas que nos hacemos en la boca por estrés, falta de vitamina C o por morder nuestra encía, finalmente descubrí que eran las dos cosas, mi querida muela del juicio de la parte superior derecha me corto en la parte baja de mi encía creando el afta.

Les cuento esto porque esta dolencia me ha mantenido alejada de mi blog y bueno el viernes me operare de la muela, lo que me podría ausentar mas. Sin embargo aprovecho la dolencia para contarles un poco de esta muela que tarde o tempranos no llega a afectar.

Para enterarles un poco de esta condición recurrí a la pagina del Dr. Juan Balboa , porque  de esto los odontologos saben mas.

La muela del juicio comienza a erupcionar entre los 18 y 26 años aproximadamente, como todos sabemos, o deberíamos saber, es un molar inútil que se presenta en nuestra vida para complicarla un poco más y no para masticar mejor, porque no nos hace ninguna falta y si no existiera tendríamos un problema menos, tanto los afectados por ella como el dentista que tiene que “enfrentarse” a ella.

¿Por qué las tenemos?

Porque nos quedó como vestigio de nuestra evolución como especie y como raza, nuestros antepasados hace un millón de años tenían unos maxilares muy desarrollados, y les cabía incluso un cuarto molar, el hombre actual tiende a suavizar sus rasgos faciales y al hombre moderno no siempre le cabe ese tercer molar, la muela del juicio sale cuando ya todas las demás piezas están acomodadas y el crecimiento y desarrollo de los maxilares está llegando a su fin o ya está totalmente estabilizado y no van a crecer más.

¿Para qué sirven?

Hace 150.000 años para triturar mejor los alimentos crudos tal vez, hoy para nada, para complicar la higiene.

Puede ser útil cuando has perdido una muela vecina y la de juicio se desplaza y ocupa su lugar de una manera aceptable, o cuando no tienes ninguna muela vecina (te las has extraído) y la de juicio se mantiene sana y bien posicionada.

También es posible que te quepa en la boca perfectamente y puedas limpiarla sin dificultad, tu dentista tiene que evaluarla y decidir que hacer, muchas veces no hacer nada es lo mejor.

1. La muela del juicio puede doler porque tiene caries.
2. La muela que realmente te duele puede que sea la vecina a la muela del juicio, y el dolor se irradie por la mandíbula, te confunde.
3. A la muela del juicio le hicieron una endodoncia, pero falló, y está doliendo por culpa de un fallo en la Endodoncia, te confunde.
4. La muela del juicio tiene piorrea, te duele por la periodontitis, no por complicaciones eruptivas, aunque pueden estar relacionadas.

El tercer molar retenido (que no sale) puede dar lugar en un 5% de los casos a un quiste llamado “quiste dentígero”, que es muy agresivo y destruye el hueso mandibular.

La muela del juicio en erupción duele porque hay una inflamación, no porque haga presión y esté “empujando”, la sensación de “empuje” es porque la zona está inflamada y hace doler todo el costado de la mandíbula y hasta adelante.

Hay una inflamación porque hay una infección favorecida por su situación especial, hay infección porque en la zona se hace difícil la higiene y la bolsa de carne retiene detritus y bacterias, esta “bolsa”, tú, no puedes verla, es el Dentista el que puede sondarla con una sonda especial, y mostrarte como entra la sonda.

Tratamiento

Ir al dentista, en Internet no está la solución, solo la información. En casi todos los casos (95%) necesitarás un antibiótico y un analgésico-antinflamatorio, pero recetado con recomendaciones específicas para tu caso y tomarlos respetando el protocolo que te den. Puedes necesitar también un colutorio antiséptico.

Casi todo el mundo prueba a tomar todos los calmantes, anestésicos, analgésicos, antinflamatorios que tienen en casa y el de la farmacia y el de mamá. Y se quejan de que no les hace efecto o el efecto dura poco. “…ya probé todo, y nada me quita el dolor…” No queremos ir al dentista.

El problema son las bacterias, y estas son combatidas por los antibióticos bien usados. La infección continúa avanzando mientras te tomas todo eso que no hace nada, solo calma, pero no ataca la causa del problema. Si tienes un alfiler clavado, quita el alfiler, no tomes calmantes para soportar el dolor.

Si estas pasando al igual que yo por este terible proceso, pues solo puedo decirte te compadezco, ojala y salgas pronto de eso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *