La Realidad de la Fantasía

Es curioso cómo nos podemos pasar horas criticando un programa de TV, un libro  o película por el simple hecho de que no lo sentimos realista. Sin embargo, lo que realmente nos gusta de la Fantasía o de estos programas y films es la capacidad de fantasear con lo que quisiéramos vivir no con la realidad que vivimos.

Las historias de amor que vemos en la pantalla o leemos en un libro es lo que quisiéramos para nosotros, aunque siempre caigamos en el vicio de criticar que “eso no pasa en la vida real”, “no sé de donde sacan esas historias?,” bueno la sacan de nuestros  sueños y fantasías. Es seguro que en algún momento de tu vida te han podido encontrar suspirando ante las acciones románticas del protagonista de la historia, o incluso en un film de acción sintiendo la adrenalina ante lo rápido que va un auto, el que si lo manejamos a esa velocidad es muerte segura ehh o feo decirlo, pero hasta feliz de poder deshacerse de un personaje sin la mayor consecuencia algo que no haríamos ni en nuestra más remota realidad.

Por esto deduzco que la realidad de la fantasía es que le da un tipo de dimensión real a nuestros sueños y deseos, recientemente he podido leer muchas informaciones respecto al fenómeno que ha desatado la serie argentina Violetta, una historia que aseguran representa  situaciones que no vive una adolescente real, algo curioso es que quién quiere sentarse a ver lo que si vive una adolescente real?, que le sale una espinilla, le gusta un chico que casi ni la mira, bueno en resumen lo monótono; es mucho más entretenido y eso no lo digo yo lo demuestra el éxito de la serie es ver una adolescente que tiene talento para la música, supera situaciones difíciles, es linda y le gusta como a 10 chicos en la historia, además tiene las mejores amigas y situaciones dramáticas le pasan a cada minuto animando la historia en la que no faltan temas musicales pegajosos los que suenan oportunamente según las situaciones que se le van dando, algo que de por si nunca veremos en la realidad.

Incluso las historias animadas, que podrían dificultar aun más el sentirnos conectados a ellas por no ser personajes reales, nos hacen soñar con vivirlas en algún momento o las más inverosímiles como la película “Encantada,” que de realidad tiene que un personaje de cuento pase a nuestra dimensión y logre enamorarse de un hombre de carne y hueso y hacerle creer en la fantasía, el amor y los sueños.

En conclusión, no pretendamos añorar la realidad en la televisión, el cine o en los libros creo que lo más divertido es salir de ella a través de estos y reservarnos la desagradable realidad para cuando cerramos el libro o se torna negra la pantalla chica o gigante.

Imagen

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *